'LECHE' DE ALMENDRAS: UN NEGOCIO QUE ESTÁ MATANDO A MILES DE MILLONES DE ABEJAS

 

La alarma también viene de WWF. Desde la década de 1990, Europa ha perdido más del 70% de sus insectos voladores. Algunos raros, otros mucho más comunes, pero todos responsables del correcto mantenimiento del ecosistema, asegurado por la polinización. Y no es todo. Según WWF, el 40% de las abejas -cuyo Día Mundial se celebra cada 20 de mayo a instancias de la Asamblea General de las Naciones Unidas en conmemoración del nacimiento del esloveno Anton Jana, pionero de las técnicas de apicultura- está en peligro de extinción a nivel mundial debido, por ejemplo, al "uso imprudente de pesticidas, a los cambios climáticos, cada vez más evidentes y repentinos, a la explotación del suelo, al agotamiento de los paisajes agrícolas..."

Un caso llamativo es el de Estados Unidos, donde en los últimos seis años el consumo de 'leche' de almendras (el nombre correcto sería "bebida" de almendras: por ley sólo las de origen animal pueden denominarse "leches") aumentó en un 250%, lo que resultó en 1.200 millones de dólares anuales. ¿Los motivos? La bebida tiene un índice calórico bajo, contiene fibra, magnesio, zinc, hierro, calcio, fósforo, potasio y vitamina E, y eso la convierte en un alimento nutritivo, sin mencionar que es de fácil digestión. Además, se puede conservar durante mucho tiempo. Sin contraindicaciones, al menos en apariencia. Es una pena, sin embargo, que el consumo a gran escala de esta bebida tenga un impacto medioambiental devastador .

Un informe de The Guardian denuncia que la creciente demanda de almendras en California, el centro de producción de bebidas de almendras más grande de Estados Unidos, está diezmando a las abejas que se utilizan para polinizar las plantaciones de almendros. Aproximadamente 50.000 millones de abejas murieron el invierno pasado, o un tercio de la población total de abejas estadounidenses criadas para uso comercial.

Crece exponencialmente el número de apicultores que han tenido que reducir la producción de miel para poder alquilar sus colonias de abejas a los propietarios de plantaciones de almendros. Una cuestión de negocios: los almendros del Valle Central de California se extienden sobre una vasta área de más de 400.000 hectáreas. Y los agricultores pagan hasta 200 dólares por colmena. Dennis Arp, apicultor comercial estadounidense, explica a The Guardian: "Casi la mitad de mis ingresos proviene del alquiler de colmenas para polinizar los almendros. Pero ahora estoy perdiendo más del 30% de las abejas y lo mismo le pasa a muchos otros apicultores".

La investigación de The Guardian muestra que las muertes de abejas se deben principalmente al uso irresponsable de pesticidas en las plantaciones de almendros. En particular, el uso generalizado de "rodeo", un producto fitosanitario a base de glifosato que también podría ser cancerígeno para los seres humanos, debilitaría las defensas bacterianas de las abejas, debilitándolas hasta la muerte.

UNA POLINIZACIÓN AGOTADORA

Hay más. The Guardian señala que la polinización de los almendros es particularmente agotadora. Por un lado, obliga a las abejas a interrumpir su descanso invernal uno o dos meses antes de lo esperado, alterando así su biorritmo. Por otro lado, requiere más esfuerzos de mantenimiento que la polinización de otras plantaciones.

Problema dentro del problema: la concentración de miles de millones de abejas en un mismo lugar favorece la propagación de cualquier epidemia. Parece, de hecho, que la muerte de las abejas en el penúltimo invierno se debe al varroa destructor, un ácaro parásito que chupa la hemolinfa de estos insectos himenópteros y les provoca la muerte.

Muchos productores estadounidenses están al límite: el fenómeno debe revertirse. Por ejemplo con el uso de programas con bajo uso de plaguicidas. Y con ambientes con mayor biodiversidad: de esta forma las abejas pueden polinizar más plantas. Una sobre todo es la phacelia tenacetifolia o "planta de la abeja ", ya que produce grandes cantidades de polen y néctar, proporcionándoles alimento incluso en períodos de floración pobre. Gracias a estas estrategias, el reclamo bee friendly en los envases de bebida vegetal es cada vez más popular entre los consumidores estadounidenses.

El de las abejas es un tema complejo que merece mucha atención porque la salud de estos insectos depende de la existencia de todo el sector agroalimentario a nivel mundial, no sólo estadounidense. El Almond Board of California, que representa a los principales productores de almendras de California, tiene mucho interés en señalar que "la asociación lleva mucho tiempo comprometida con la protección y mejora de la salud de las abejas. Estamos colaborando activamente con los apicultores para entender cuáles son las principales causas de exterminio: ácaros varroa, parásitos y enfermedades en general, exposición a pesticidas, falta de forraje y nutrición, diversidad genética insuficiente...".

"Hace tiempo que se crearon las Honey Bee Best Management Practices (BMP), un conjunto de pautas que, desde 2014, brindan recomendaciones importantes a todos los involucrados en el proceso de polinización para garantizar que las plantaciones de almendros sean un lugar seguro y acogedor para las abejas", asegura el Almond Board of California. "La agricultura responsable está en el corazón de la agenda de los productores de almendras de California. Ya sea por la salud de las abejas, por la eficiencia del agua o por otros factores importantes de sostenibilidad, estamos comprometidos con el cultivo de almendras de una manera cada vez mejor, más segura y más saludable".

https://www.elmundo.es

Entrades populars