17 de març 2015

AUMENTAN LOS ROBOS DE COLMENAS

Share

La Unió de Llauradors denunció ayer una oleada de robos de colmenas a los apicultores que se ha intensificado en las últimas semanas con un incremento importante en relación con otras campañas. En algunos casos, según esta organización, se sustraen colmenares entero por la noche, cuando las abejas se refugian en los panales, mediante el uso de camiones o furgonetas. 

«Los apicultores se sienten indefensos ante esta situación, ya que los robos suelen desarrollarse con total impunidad debido a que las colmenas están emplazadas en zonas aisladas y distantes de los núcleos de población, con escasa presencia de las fuerzas de seguridad», dijeron fuentes de la Unió. Los agricultores han solicitado a la Delegación de Gobierno la convocatoria urgente del grupo de trabajo de robos en el ámbito rural para tratar «de forma monográfica» unos hurtos cada vez más frecuentes.

La Comunitat Valenciana cuenta con 360.000 colmenas censadas que explotan unos 1.700 apicultores. Fernando Calatayud, técnico de la Agrupación de Defensa Sanitaria Apícola (Apiads), sostiene que los robos han ido incrementándose desde hace dos o tres años y distingue entre hurtos de una o dos colmenas realizados por agricultores cercanos y otros perpetrados por profesionales que se llevan colmenares enteros con la intención de revenderlos en el mercado negro. «Les cambian las cajas, porque todas van marcadas, para evitar que las encuentren, luego o las explotan ellos mismo o las venden. Hay una venta muy grande a invernaderos de Almería y Murcia», explica Calatayud.

La reducción de las explotaciones agrícola de los últimos años ha hecho que el precio de las colmenas aumente. Pueden llegar a costar hasta 120 euros cada una. Los ladrones aprovechan la época de la transhumancia, en invierno, para confundirse con los propios apicultores. Desde Apiads se apunta a que muchos robos los comete gente ligada al propio sector. «Normalmente son otros apicultores porque hay que saber lo que llevas entre manos. Para poder revenderlas tienes que estar metido en el sector. Se necesita una cierta cualificación», señala.

La Unió de Llauradors cree que deben incrementarse los controles a los vehículos que transportan colmenas para comprobar si llevan el registro y que se inicie una campaña intensiva de identificación de las mismas para comprobar si son fruto de algún robo. 

Apiads afirma que están colaborando con los grupos de la Guardia Civil Seprona y Roca y que una de las técnicas que se emplea para disuadir o recuperar las colmenas es instalar dispositivos de localización o pequeñas cámaras en el monte.

Font: levante-emv.com