ABEJAS, UN ALIADO EN LA PRODUCTIVIDAD DEL CAMPO

Share
fanjacc.wordpress.com
Para la labor productiva del campo se requiere no solo la disponibilidad en la mano de obra, jornadas de trabajo que se ven reflejadas en meses y quizás en periodos más largos como años, y la materia prima nuestras semillas, de las cuales obtendremos el fruto que valoriza el esfuerzo; sin embargo, nuestras cosechas requieren de la intervención de un grupo de animales, aquellos insectos de los cuales podemos resaltar su gran capacidad en el desempeño de diferentes roles, estos dentro una sociedad organizada jerárquicamente, en busca siempre del beneficio de su colonia, las abejas.
 
Estas nos ofrecen grandes beneficios tangibles, entre los cuales se puede resaltar los productos apícolas como la miel, polen y la cera, intangibles como la conservación de especies vegetales, sin embargo, nos dedicaremos a la labor quizás más importante de estos insectos que es la polinización, la cual hace parte del servicio ecosistémico de soporte, aquellos necesarios para la formación de otros servicios y donde la polinización juega un papel intermediario en la formación del alimento.
 
Quizá la etapa más significativa de los cultivos es la floración, algunas especies cultivadas poseen flores en las cuales su antesis o el tiempo en que esta dura abierta es de horas, uno o varios días, sin embargo, las flores son visitadas por las abejas en el momento justo para trasladar el polen desde sus estambres al estigma de la flor, acción que conduce a la fecundación de esta, es decir a la formación del fruto.
 
Estudios realizados demuestran que los frutos producto de la polinización por abejas resultan ser más atractivos comercialmente como es el caso del tomate, estos aumentan en diámetro polar y ecuatorial además de poseer un mayor número de semillas en su interior, lo cual es un indicador de talla.
 
Las abejas en sus recorridos por los campos cultivados se sienten atraídas por colores como el amarillo y el blanco, también se dejan llevar por los aromas que produce el néctar de sus flores, características específicas que permiten tener intimas relaciones entre las abejas y las flores, obteniendo un beneficio reciproco, las abejas adquieren de las flores el alimento como néctar, polen y tejidos florales, las flores por el contrario, obtienen la polinización que conlleva a la formación del fruto, proceso que garantiza la reproducción vegetal, finalmente de esta relación planta-animal somos nosotros quien disfrutamos del producto final, el cual hace parte de nuestra dieta diaria.
 
Sin abejas la polinización de las flores está sujeta solo a la autopolinización, mecanismo que no presentan todas las especies vegetales, el declive de las poblaciones de abejas es una problemática actual y es directamente proporcional a la producción en nuestros cultivos, algunos de estos fuertemente afectados al  igual que la economía local, de ahí la importancia en la formulación de proyectos que permitan la conservación de las abejas, pues actividades como la fragmentación del paisaje, el uso indiscriminado de agroquímicos entre otras está afectando las poblaciones de quienes son aliados en la seguridad alimentaria y su extinción podrá causar un desastre ecológico.
 
En sus años, Albert Einstein lo dijo "Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre solo le quedarían cuatro años de vida: sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres", esta es una razón y una invitación a conservarlas.
 
Autora:  Sandra Milena Arias Restrepo - diario del Otún
Instituto de Investigaciones Ambientales