ESTUDIOS CIENTÍFICOS HALLAN ACTITUDES SIMILARES ENTRE EL HOMBRE Y LA ABEJA

Share

¿Cuántas personas no pueden empezar el día sin su taza de café? Lo sorprendente es que también se ha descubierto que la cafeína tiene incidencia en el comportamiento de algunas especies animales. Miles de científicos investigan año tras año el mundo animal y en sus estudios hallan a veces curiosos paralelismos con el ser humano, y no sólo en experimentos con monos. Así, las abejas ponen en funcionamiento su cerebro con cafeína y a las llamas les gustan más los medicamentos si están mezclados con una rica crema. Y es que en algunos estudios con animales publicados en 2013 es fácilmente reconocible un comportamiento humano.
 La vida nocturna salvaje cansa. Y sólo una cosa ayuda: el café.


Esta bebida oscura no sólo mantiene despiertos a millones de personas en el mundo, sino también mantiene en alerta a las abejas.
La cafeína altera la estructura del cerebro de las abejas y fortalece su memoria, según descubrieron científicos británicos de la Universidad de Newcastle. Con la dosis correcta de cafeína, las abejas recuerdan hasta tres veces más tiempo el aroma de una flor, por lo que los expertos concluyeron que esta sustancia fortalece la memoria a largo plazo de estos insectos.
Si bien los cerebros de las abejas y de los seres humanos son muy diferentes, “en el nivel de células, proteínas y genes funcionan de manera muy similar. Por lo tanto se podría investigar en abejas cómo influye la cafeína en nuestro propio cerebro y comportamiento”, indicaron los científicos británicos.

Informa: Vida Apícola

Bibliografía: BALANCE Por Valentin Frimmer (dpa) 

Berlín, 20 dic (dpa).