SECRETOS DE LA MORDEDURA DE ABEJAS

Share
vita-europe.com
Un arma de defensa anteriormente desconocida de la abeja contra la varroasis y un anestésico natural potencialmente nuevo para los seres humanos

Los investigadores han descubierto que las abejas pueden, tanto picar como morder, y que la mordedura contiene un anestésico natural. Es posible que el anestésico no sólo ayude a las abejas a defenderse de las plagas como la polilla de la cera, o falsa tiña, y la varroasis parasitaria, sino que también tiene un gran potencial de uso en la medicina humana.

Los sorprendentes resultados descubiertos por un equipo de investigadores de organizaciones griegas y francesas en colaboración con Vita (Europe) Ltd., especialista británico en la salud de las abejas, promoverá un replanteamiento a fondo de los mecanismos de defensa de las abejas que podría conducir a la producción de un anestésico natural local de baja toxicidad para los seres humanos y los animales.

El anestésico natural que ha sido descubierto en la mordedura de la abeja es la 2-heptanona (2-H), un compuesto natural que se encuentra en muchos alimentos, así como en los insectos, pero nunca antes considerado a poseer propiedades anestésicas. Pruebas independientes han verificado los hallazgos de Vita, así como el potencial de la 2-heptanona como un anestésico local.


En calidad de sustancia de origen natural con una menor toxicidad que los anestésicos convencionales, la 2-heptanona muestra un gran potencial. Vita ya ha patentado el compuesto para uso como un anestésico local y está en busca de socios farmacéuticos para realizar su desarrollo.

Hasta hace poco, las investigaciones parecían indicar que la 2-heptanona era, o bien una feromona de alarma, desencadenante de las respuestas defensivas de la abeja, o bien, un marcador químico de señalización a otras abejas libadoras de que una flor ya había sido visitada. Los resultados de Vita contradijeron estas nociones.

La nueva investigación muestra claramente que, tras la mordedura por abejas, pequeños insectos y ácaros quedan paralizados por la 2-heptanona durante un máximo de nueve minutos. En similitud con una serpiente, la abeja usa sus mandíbulas para morder a su enemigo y lo anestesia segregando la 2‑heptanona en la herida. Esto permite a la abeja expulsar al enemigo de la colmena y es una defensa especialmente eficaz contra las plagas, como las larvas de la polilla de la cera y los ácaros varroa, que por su tamaño demasiado pequeño son difíciles de picar.

El Director técnico de Vita (Europe) Ltd., el Dr. Max Watkins, dijo “Estamos muy entusiasmados con nuestros resultados al menos en dos niveles. En primer lugar, el descubrimiento de que las abejas pueden morder a los enemigos que ellas no pueden picar, pone en tela de duda algunas de las ideas existentes, y aumenta significativamente nuestro conocimiento biológico en la materia. En segundo lugar, el descubrimiento de un anestésico natural altamente eficaz con un enorme potencial será de gran interés para la industria farmacéutica en espera de desarrollar mejores anestésicos locales.”

En ensayos de laboratorio, la 2-heptanona tiene un modo de acción similar a la lidocaína, el anestésico local dominante utilizado en seres humanos y otros mamíferos. De forma natural, la 2-heptanona se encuentra en muchos alimentos, como la cerveza y el pan blanco, y es de probada seguridad, al estar autorizado como aditivo alimentario por las autoridades reguladoras de Estados Unidos. Por lo que la 2-heptanona ofrece un considerable potencial como alternativa a la lidocaína. En los EE. UU. de América, investigaciones de laboratorio muy recientes con células madre han confirmado las expectativas de Vita, de que el anestésico podría ser tan eficaz en seres humanos y mamíferos, como lo es en los insectos y ácaros.

Al considerar los impactos biológicos de los hallazgos, el Dr. Alexandros Papachristoforou, un investigador de Vita en la Universidad de Tesalónica en Grecia, quien dirigió el equipo dijo:  “Es asombroso que esta segunda línea de defensa de la abeja haya pasado desapercibida durante tanto tiempo. A los apicultores les sorprenderá mucho nuestro descubrimiento y es probable que cause un replanteamiento radical de algunas creencias ya arraigadas desde hace tiempo. Es probable que fomentará la investigación sobre las abejas en muchas nuevas direcciones. Por ejemplo, muchos apicultores han hablado del comportamiento de “acicalamiento” de las abejas para ayudar a controlar las poblaciones de varroa. Este comportamiento de acicalamiento puede interpretarse ahora que ocurre a través de la mordedura.”

El Dr. Papachristoforou describe la manera como se descubrieron las propiedades inesperadas de la 2‑heptanona: “Nos encontrábamos investigando el control de la polilla de la cera. Las polillas son una grave plaga de las abejas cuyas larvas consumen la cera y el polen, a menudo destruyendo completamente el panal. Cuando se exponen a 2-heptanona, que se produce de manera natural por las abejas, las polillas de la cera parecen morir. Sin embargo, bajo inspección más meticulosa, nos dimos cuenta de que las polillas estaban simplemente anestesiadas por un período de uno a nueve minutos. Esto fue bastante inesperado, por lo que implementamos una serie de experimentos rigurosos para averiguar lo que realmente estaba sucediendo y así dimos con nuestro notable descubrimiento.”

El estudio acaba de publicarse en la revista científica arbitrada, PLOS ONE: http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0047432

Informa: Joan de Mata