31 d’octubre 2017

,

PICADAS DE INSECTOS

Share

Al identificar las amenazas que pueden afectar la realización de un trabajo se deben tomar en cuenta los riesgos biológicos. En el entorno pueden existir peligros ocultos que pueden afectar la salud y la seguridad de las personas, como son los insectos. Una picadura de un insecto puede causar una lesión o transmitir enfermedades que pueden llegar a ser mortales.

Identifique los posibles peligros a los que puede estar expuesto, tenemos insectos que son vectores de enfermedades, como los mosquitos, moscas y las cucarachas o aquellos que son venenosos, como son las avispas y las abejas. Informe a los trabajadores sobre la existencia de estos peligros y tome medidas de control para evitar exponerse, por ejemplo eliminación o señales de advertencia.

Cuando hablamos de seguridad alimentaria, el control de plagas es vital para garantizar que no se transmitan enfermedades no solo al personal sino que también debemos proteger a los clientes. La presencia de plagas es una señal de que la calidad y los controles no están siendo aplicados adecuadamente. Medidas como prohibir que el consumo de alimentos dentro de las oficinas contribuyen a reducir la presencia de los insectos.

Los insectos también pueden causar daños severos a los equipos y maquinarias, por ejemplo las hormigas pueden alimentarse o anidar en lugares que afecten toda la operación de una planta. De igual forma una colmena de abejas puede instalarse en lugares no deseados y debemos tomar en cuenta su reubicación para no ser sorprendidos.

Utilizar plaguicidas puede añadir un riesgo innecesario. En muchos lugares el uso de repelente suele ser una medida efectiva. Si se opta por estos métodos se deben tomar en cuenta los componentes de los productos que utilicemos para evitar intoxicaciones o reacciones alérgicas.

Si es picado por un insecto, lave la zona de la picadura con agua y jabón, evite rascarse para evitar que el veneno se esparza o que se infecte la zona. Retire la ponzoña o los pelos que utilizan algunos insectos para depositar el veneno, si es el caso. Aplique hielo o algo frío en la zona, por alrededor de 10 minutos y levante o eleve la parte afectada, si le es posible, para evitar reducir los efectos del veneno. No utilice remedios caseros ni se auto medique. Si siente problemas para tragar o respirar, busque ayuda médica inmediata. Una reacción alérgica puede ser fatal.

Cómo actuar ante una picadura de avispa o abeja
Estas son las pautas a seguir cuando se produzca una picadura de avispa o de abeja:
  • Lavar la zona con agua y jabón.
  • Si se ha quedado dentro, retirar el aguijón con cuidado con unas pinzas desinfectadas.
  • Sin apretar para que el veneno no se disemine.
  • Poner un antiséptico.
  • Aplicar frío en la zona.
  • Si hay molestias, extender una crema para el picor.

En el caso de que el picor sea demasiado intenso, administrar un antihistamínico preferentemente por vía oral, ya que algunos antihistamínicos en crema pueden provocar fotosensibilización.

¿Cuándo se necesita ayuda médica?
Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) cada año mueren en España entre 10 y 20 personas por graves reacciones alérgicas ante la picadura de una avispa o una abeja. Cuando la persona conoce previamente que es alérgica a las avispas o a las abejas, debe tomar todas las precauciones para evitar el problema. Además, debe llevar siempre consigo adrenalina autoinyectable para administrarse en caso de picadura.

Conviene solicitar ayuda médica cuando, tras una picadura de avispa o abeja, la persona experimenta:
  • Mareos.
  • Pérdida de conocimiento
  • Bajada de tensión
  • Broncoespasmo (espasmos en los bronquios que impiden el paso de aire hacia los pulmones).


Fuentes y fotos: Hoy.es (R. Dominicana), Onmeda.es. Vida Apicola.