,

IMPACTO ECONÓMICO DE LA POLINIZACIÓN EN LOS CULTIVOS VALENCIANOS

Share

La agricultura valenciana perdería cada año 114 millones de euros de no mediar la ac­ción polinizadora directa de los insectos, fundamentalmente de las abe­jas melíferas (la abeja común). Así lo reitera la organización ecologista Greenpeace en su informe 'Alimentos bajo amenaza', un estudio na­cio­nal cuyos datos referidos a la Co­munitat Valen­cia­na serán pre­sen­tados por primera vez en el trans­curso de la jornada 'Las abe­jas son la solución', que se celebrará en Valencia el próximo 10 de julio y que se espera con­gregue a más de 300 apicultores, agricultores y a ciudadanos en general, pues lo que se pretende es valorizar a este insecto, clave para el mantenimiento del ecosistema y de la propia producción agraria.

A ésos 114 millones estimados por Greenpeace cabría sumar la riqueza generada a partir de la co­mer­cialización de la miel pues no en vano la valenciana es la se­gun­da región española, tras Andalucía, con mayor número de explota­cio­nes apí­colas, la inmensa ma­yo­ría de ellas de carácter trashumante. Con todo, la pro­gresiva reducción de la población de abejas, alimentada también por las restricciones a esta ac­ti­vidad ganadera, mengua cada año la producción agrícola valenciana, lo que se refleja también en los pro­ble­mas cre­­cientes de cuajado que sufre el sector frutícola que, a su vez, provocan que se tenga que re­cu­rrir cada año a más tra­ta­mientos fitosanitarios para intentar atenuarlos.

Más concretamente y volviendo al informe de la organización ecologista, la acción de las abejas y otros insectos su­po­ne directamente el 8,8% del valor económico glo­bal (ratio de vulnerabilidad) de los principales cultivos de la Comunitat (calculados según los precios en origen mul­ti­pli­cados por el vo­lu­men de producción de las estadísticas oficiales). Sin embargo, el mencionado ratio no re­vela la situación crítica de dependencia de determinados cultivos, donde destaca la vulnerabilidad del sec­­tor de los frutos secos, que alcanza un 58,1% (19 millones de euros dependen de la polinización de los in­sec­tos), el cuarto más alto para este sector en el conjunto de España, o el del sector hortícola con un 17,5% (34 millones) o el fru­tí­co­la, del 6,6% (60,3 millones). De hecho, hasta el 70% de los cultivos para consumo directo humano que se pro­ducen en la Comunitat depende en mayor o menor medida de la polinización por insectos. Hasta los cítricos, uno de los cultivos que menos depende de las abejas, podrían su­frir una caída de la cosecha de hasta el 10% sin ellas.

A nivel nacional, el valor generado por la polinización realizada por los insectos en la agricultura sumaría 2.401 millones de euros, el 11,1% de la facturación en origen de los principales cultivos españoles, que en global suponen 21.653 millones (1.302 millones en la Comunitat). "El estudio se ha realizado bajo criterios conservadores, por lo que la cifra total del valor económico agrario que depende de la polinización de los insectos es seguramente su­perior" explica Luis Fe­rrei­rim, responsable de Agricultura de Greenpeace-España y ponente de la jornada 'Las abejas son la so­lu­ción'-. "Lo que es incuestionable es que la diversidad y riqueza nutricional de la ali­mentación humana de­pen­de en gran medida de los polinizadores y todos los da­tos apuntan a que las po­blaciones de abejas y otros in­sec­tos polinizadores se están reduciendo alar­man­te­mente", concluye.

Informa: Mercè Soler

Fuente: Agrodigital.com

Foto: www.agronewscastillayleon.com