15 de setembre 2014

SOBRE NÉCTAR, CAFÉ Y ABEJAS (1a PARTE)

Share
scoop.it


Uno de los mecanismos que las plantas utilizan para defenderse de los herbívoros es producir sustancias tóxicas que acumulan en sus tejidos. Los herbívoros a su vez han desarrollado mecanismos para evitar alimentarse de estas plantas, o de los tejidos que contienen las partes tóxicas de las mismas. Uno de estos mecanismos es detectar estas sustancias a través del gusto. Los sabores amargos generalmente indican que hay algún compuesto tóxico y que es mejor no ingerir esa planta. Un grupo de sustancias químicas tóxicas usadas por las plantas son los alcaloides, entre los que se encuentran la cocaína, la nicotina, y otras drogas, y que tienen sabor amargo. Estas sustancias también son tóxicas para los insectos, que han desarrollado la capacidad de detectarlos y evitan ingerirlos.  Por eso ha llamado la atención a los científicos que el néctar de algunas flores polinizadas por abejas contenga cafeína. En los seres humanos el café, aparte de mantenernos despiertos, nos ayudar a memorizar. Como las abejas utilizan la memoria para recordar donde están las zonas de flores con más polen, un grupo de investigadores del Reino Unido y USA realizó un estudio que se ha publicado recientemente en la prestigiosa revista "Science", en el que se planteó la hipótesis de que las flores incluyen cafeína en el néctar para que las abejas las visiten con más frecuencia, lo que les resultaría en una mayor polinización.

El estudio tiene varios pasos. Lo primero que se preguntaron los científicos es  cuanta cafeína producen los géneros Coffea y Citrus, que son los mismos géneros del café, los naranjos y limones, y que son especies que se sabe que producen cafeína y que tienen flores muy fragantes, y que se benefician de los polinizadores produciendo más fruto. Extrajeron el néctar y lo analizaron químicamente y lo que encontraron es que el néctar de todas estas flores tenía cafeína hasta niveles parecidos a los de una taza de café en alguna de las especies. Por lo tanto las abejas que visitan esas flores ingieren una cantidad significativa de cafeína. Sabiendo que la cafeína es repelente para las abejas se preguntaron si los niveles de cafeína presentes en el néctar de estas plantas es tolerable por las abejas. 

... continuará

Autor: César Gemeno - entomòleg (UdL)