23 de juny 2014

CRIA DE REINAS PARA UNAS ABEJAS SELECTAS

Share
Waugsberg

La teoría de la multiplicación de los colmenares fue llevada a la práctica en los últimos días en Barro de Arén (Cerdedo) por el docente José María Seijo Coello, a la postre presidente de la Agrupación Apícola de Galicia y miembro técnico de la Asociación de Apicultores de Pontevedra, en el marco de un curso organizado con inscripción gratuita por el Grupo Soutelana en colaboración con el colectivo provincial de apicultores. Seijo mostró cómo propiciar la cría de reinas para multiplicar su colmenar a 36 personas procedentes de los más diversos puntos de la geografía gallega. Hay alumnos de los tres ayuntamientos de la comarca (A Estrada, Forcarei y Cerdedo) y otros llegados de Cotobade, Vigo, Vilagarcía y A Cañiza. Pero también hay tres ourensanos, dos lucenses y dos coruñeses, procedentes de municipios sitos en el entorno de Santiago.

Seijo, un reputado experto en la materia, inició los preparativos para la cría de reinas ya el sábado y culminó su labor a última hora del martes. Les enseñó a los asistentes que es posible propiciar que las abejas obreras críen reinas colocando un excluidor en la colmena -que le impide a la reina recorrerla toda- o retirando la reina y trasvasando larva para la cría de reina, introduciendo principios de celdilla específica para ello en una colmena.

Así, señaló Seijo, es posible inducir a las abejas obreras a criar reinas. Estas se diferencian de las obreras ya desde la “cuna”. Los huevos de la reina fecundados por zánganos son iguales, sean de reina o de obrera. La diferencia radica en la alimentación que las larvas reciben al eclosionar los huevos al cuarto día de la puesta. Una larva destinada a ser obrera será alimentada con jalea primero, combinando esta en su dieta con el néctar de polen después. Pero la reina recibe jalea real en grandes dosis y esto le dota de un mayor tamaño así como de la capacidad fisiológica para aparearse y poner 5 o 6 millones de huevos a lo largo de sus 3 o 4 años de vida. Su óptima alimentación permite que su formación apenas tarde 16 días frente a los 21 que tarda en formarse una obrera, con una alimentación más pobre que determinará que su vida sea mucho más corta: un mes si vive en verano (con intenso trabajo) y hasta 4 en invierno.

Si la reina se dedica a poner huevos, resulta comprensible que criar reinas sea vital para multiplicar los colmenares. Tras mostrarle esta semana a sus alumnos cómo hacerlo, Seijo volverá el próximo sábado día 7 de junio a Barro de Arén para mostrarles reinas recién nacidas y otras próximas a nacer. Señaló que seleccionando las abejas que se enjambran se puede intentar mejorar la raza. Previamente en las instalaciones de A Soutelana en Vilapouca, la experta Esther Ordóñez -veterinaria y responsable de Sanidad de la Agrupación Apícola de Galicia- impartirá ese día nociones de sanidad apícola.

AGRUPACION APICOLA DE GALICIA AIE