10 de desembre 2015

ABEJAS SOLITARIAS Y COMUNALES

Share

La mayoría de las otras abejas, incluidas las especies conocidas de abejas, como la abeja carpintero del Este (Xylocopa virginica), abejas cortadoras de hojas de alfalfa (Megachile rotundata), abeja albañil del huerto (Osmia lignaria) y la abeja cara de cuerno (Osmia cornifrons) son solitarias, en el sentido de que cada hembra es fértil, y por lo general habita en un nido que construye por sí misma. No hay abejas obreras para estas especies. Las abejas solitarias no suelen producir ni miel ni cera de abejas. Son inmunes a los ácaros varroa, pero tienen sus propios parásitos únicos, plagas y enfermedades.
 
Las abejas solitarias son importantes polinizadores, y el polen se reune para la dotación del nido y el alimento para sus crías. A menudo es mezclado con el néctar para formar una consistencia pastosa. Algunas abejas solitarias tienen tipos muy avanzados de estructuras de polen, que lleva en sus cuerpos. Algunas especies de abejas solitarias están siendo cada vez más cultivadas para la polinización comercial. La mayoría de estas especies pertenecen a un conjunto distinto de géneros, a saber: Abejas carpinteras, abejas del sudor, abejas albañil, abejas melíferas, abejas de poliéster, abejas carpintero enano, abejas cortadoras de hojas, abejas excavadoras.

Las abejas solitarias suelen sólo recolectar el polen de una o unas pocas especies/géneros de plantas (a diferencia de las abejas melíferas y los abejorros que son generalistas). 

Los polinizadores especialistas también incluyen especies de abejas que recogen aceites florales en vez de polen y las abejas de las orquídeas masculinas, que reúnen compuestos aromáticos a partir de las orquídeas (uno de los pocos casos en que las abejas masculinas son polinizadores efectivos). En muy pocos casos, sólo una especie de abeja puede polinizar efectivamente una especie de planta, y algunas plantas están en peligro de extinción, al menos en parte, debido a que  su polinizador está muriendo. Hay, sin embargo, una tendencia pronunciada para las abejas especialistas a estar asociadas con las plantas comunes y generalizadas, que son visitadas por varios polinizadores.

Las abejas solitarias crean nidos en huecos de juncos o ramas, aberturas en madera, o, más comúnmente, en túneles en el suelo. La hembra normalmente crea un compartimiento (una “célula”) con un huevo y algunas disposiciones para la larva resultante, luego lo sella. Un nido puede estar constituido por numerosas células. El adulto no proporciona atención para la cría una vez que pone el huevo, y por lo general muere después de realizar uno o más nidos. Los machos normalmente surgen primero, y están listos para el apareamiento cuando las hembras emergen. Proporcionarle cajas nido para las abejas solitarias es cada vez más popular para los jardineros. Las abejas solitarias, con o sin aguijón, son muy poco probable que piquen (sólo en defensa propia, o nunca).

Aunque las hembras solitarias hacen nidos individuales, algunas especies son gregarias, y prefieren hacer nidos cerca de otros de la misma especie, dando la apariencia para el observador casual que es social. Los grandes grupos de nidos de abejas solitarias se llaman agregaciones, para distinguirlas de las colonias.
En algunas especies, las hembras múltiples comparten un nido común, pero cada una hace las disposiciones de sus propias células de forma independiente. Este tipo de grupo se llama “comunal”, y no es infrecuente. La principal ventaja parece ser que una entrada del nido es más fácil de defender de los depredadores y parásitos cuando hay varias hembras que utilizan esa misma entrada en una base regular.

Fuente: abejapedia.com