LOS APICULTORES GALLEGOS PLANTAN CARA A LA AVISPA ASIÁTICA

Share


La Vespa volutina, popularmente conocida como avispa asiática, llegó a Europa hace 10 años. En Galicia fue avistada por primera vez en el puerto de Burela (Lugo) en 2012, y desde entonces su presencia se ha ido incrementando en la comunidad: "Hasta ahora era un problema, pero durante el último año se convirtió en una plaga", explica Xesús Asorey, presidente de la Asociación Galega de Apicultores (AGA). Ahora, los profesionales del sector reclaman a la Consellería de Medio Rural una mayor implicación para limitar los efectos de la plaga.

"Todo depende de las condiciones climáticas, pero parece que el problema va a seguir avanzando", indica Asorey. Aunque esta especie no es especialmente dañina para el ser humano, sí lo es para el resto de las avispas, causando además una acción negativa que afecta a otros sectores: "No solo atacan a las colmenas, también lo hacen a los frutales y las viñas. Incluso los madereros están teniendo problemas a la hora de la tala por la presencia de colmenas de esta especie", comenta.

Desde la AGA indican que es "difícil" cuantificar los daños, pero alertan de que ya existen algunos casos donde el perjuicio causado ha sido muy alto: "A algún apicultor le han llegado a matar 40 colmenas", señala Asorey, que hace hincapié en la falta de medios para combatir el problema: "La Consellería es optimista, pero nosotros observamos que en la mayoría de los casos son los propios apicultores los que tienen que arriesgar su vida para eliminar las colmenas", indica.

Más medios y prevención
Para poder controlar la presencia en la comunidad, los apicultores gallegos solicitaron a la Consellería una serie de medidas. En primer lugar, un incremento en la dotación para el servicio encargado de la retirada de los nidos, con pértigas de mayor tamaño, y también la coordinación con los bomberos para eliminar las colmenas de difícil acceso. Por otro lado, solicitan la puesta de trampas en otoño y en los últimos meses del invierno, con el fin de capturar a las avispas reina y limitar el incremento de la población. Por otro lado, reclaman la destinación de fondos del Plan Apícola a programas de investigación aplicada sobre el insecto que ayude a comprender la biología de la volutina y crear una feromona capaz de atraerla, "ya que en Galicia nunca se hizo nada sobre este campo". Por último, los apicultores piden que se indemnice a los afectados, al igual que sucede en los casos de ataques de lobos o jabalíes. 

Las zonas más perjudicadas por la plaga son la Mariña Lucense y el Baixo Miño. En el caso de la primera se detectaron 630 nidos desde el primer avistamiento del insecto, mientras que en el segundo alcanzaron los 193. En la provincia de A Coruña también se hallaron 160 colmenas. Además, desde la Asociación alertan de la rápida multiplicación de la especie: "De cada nido, en un año, pueden surgir alrededor de 10 más", señalan.

Por otro lado, la AGA tratará de establecer un convenio marco con los ayuntamientos más afectados de la comunidad con el fin de facilitar la retirada de colmenas y también llevar a cabo campañas de sensibilización sobre el tema.

Autor: A.Salse Batán - el Faro de Vigo

Foto: commons.wikimedia.org