21 de juliol 2014

RECOLECCIÓN DEL POLEN

Share
agroscopio.com
 
La periodicidad depende de: El tipo de trampa (capacidad); la humedad del polen (a mayor humedad del polen debe recolectarse con mayor frecuencia, para evitar la aparición de hongos); clima (en períodos lluviosos debe recogerse a diario para evitar la fermentación); tamaño de la colmena (colmenas con 3 cámaras de cría requiere colecta diaria. A temperatura de 10 a 30ºC aumenta la colecta de polen como consecuencia del aumento del número de estambres maduros y del polen presente. La intensidad de luz, las lluvias y la humedad relativa también son importantes pero es difícil evaluar la influencia de un factor independientemente de otro. 
 
Secado: Una vez recolectado el polen, debe ser secado. El polen fresco, aún húmedo, se enmohece o fermenta a temperatura ambiente. Su secado al aire y a la sombra le hace perder agua si el tiempo es seco o se la da si es húmedo. Al sol, el secado no es posible, porque la acción de los rayos ultravioleta hace perder propiedades terapéuticas principalmente a causa de la oxidación como asi por el intenso calor.-
 
Por las anteriores razones, el secado debe realizarse artificialmente, mediante secadores de aire caliente a no mas de 40ºC por 24 horas, para evitar deteriorar las proteínas es necesario que el secado no exceda de esta temperatura, ya que a mayor temperatura la superficie externa del gránulo de polen se reseca, impidiendo la salida del agua que está en el interior, facilitando su fermentación posterior y además confiriéndole mal sabor, olor y consistencia. Un buen secado (máximo 4% de humedad), permite conservar el polen por largos períodos de tiempo (más de 12 meses), también se puede conservar en la heladera, aunque bien tapado, en un frasco de vidrio.