26 de juny 2014

EL VENENO DE LA ABEJA EN COSMÉTICA

Share
apiterapiatenerife.es

El veneno de las abejas es uno de los componentes que aparece cada vez en más cosméticos como producto más novedoso. Desde hace siglos se ha usado como cosmético para reducir las arruguitas y las manchas de la piel pero gracias a sus componentes parece que la acción tiene base terapéutica y científica. 
 
En muchos cosméticos como serum, mascarillas o hidratantes, se utiliza éste componente en exclusiva, aunque otras marcas incluyen además otros componentes que aumenten la actividad de los mismos, por ejemplo Rodial en su línea también incluye células madre. Según los estudios el veneno de abeja en el cosmético tiene un efecto similar al de las inyecciones de la toxina botulínica. Mejora la firmeza de la piel, disminuye la apariencia de arrugas y otros signos de la edad, aunque sin la necesidad de las inyecciones.

El único problema es el precio del componente ya que 1 gramo de veneno de abejas se valora a 350 dólares, lo que lo hace mucho más caro que el oro.


Cuando la abeja pica a alguien generalmente esta muere, aunque la extracción de este veneno se hace gracias a un cristal con bajo voltaje eléctrico, así liberan el veneno en el cristal.

Según los laboratorios Rodial, uno de los que tienen una línea cosmética a base de este componente, explican que la acción en los cosméticos es una cadena de reacciones en la piel, el cerebro reacciona como si hubiera sido picado por una avispa y lanza una señal de curación por si misma. La sangre va hacia la zona, mejorando la producción de colágeno y así se logra una mejora de la apariencia de las arrugas. 

Realmente constituye una buena alternativa tópica a la toxina botulínica.

En 2011, cuando la Duquesa de Cambridge dijo que había probado la mascarilla con veneno de abeja antes de la boda como recomendación de la Duquesa de Cornualles, la línea de productos Lacreme Beaute disparó absolutamente sus ventas. Otras famosas como Gwyneth Paltrow, Victoria Beckham o Michelle Pfeiffer, quienes lo consideran como una posible alternativa al botox.

Es importante saber que no se es alérgico a este producto antes de usarlo aunque las marcas comerciales suelen asegurar la no alergenicidad, es conveniente en personas especialmente sensibles hacer un test de alergia. Según unos estudios de la profesora Karina Reiss, del departamento de dermatología de la universidad Christian-Albrecht (Alemania), el veneno de las abejas es capaz de estimular la producción de colágeno en la piel y de mantener su elasticidad.

La Melitina que es el principal componentes del veneno de abejas, se trata de un péptido con un contenido de 26 aminoácidos. Ésta estimula a demás de las acciones relatadas antes, el incremento de la circulación sanguínea con lo que corresponde un aumento de la producción de elastina y colágeno.Los estudios también demuestran que la producción de queratinocitos, las células que forman la barrera protectora de las células de la piel frente a factores externos.

Los Queratinocitos, están localizados en la superficie de la piel, una reducción de la cantidad de queratinocitos puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel. Cuando las abejas pican, y liberan el veneno, la piel reacciona a este veneno como si se tratara de una irritación por lo que estimula la circulación sanguínea, estimula la producción de colágeno y elastina lo que hace repulpar la piel, mejorar las finas líneas de expresión, y las arrugas.

Los tratamientos, con veneno de abejas han proliferado, voluminizadores de los labios, mascarillas faciales, que prometen mejorar la piel.

Fuente: blog.hola.com