11 de juny 2014

COMPONENTES NATURALES DE LA APITOXINA

Share
comocriar.org

La apitoxina está compuesta por diferentes partes que le darán esta  actividad, entre los más activos están:
 
MELITINA:
Forma parte del 52% de los péptidos del veneno, con una importante acción antiinflamatoria, induce la producción de cortisol en el cuerpo y previene la destrucción celular en casos de importante inflamación.

Es la parte más importante de la toxicidad del veneno.

La acción de este veneno en el organismo es la que ataca las sinapsis neuromusculares y ganglionares y causa la parálisis respiratoria y hemolisis, responsable del dolor y la inflamación, inhibe la acción de la colin-esterasa y coagula el fibrinógeno, incrementa la permeabilidad capilar y contrae la musculatura, libera histamina y disminuye la actividad superficial. Es muy termoestable, no se pierde hasta 100ºC.

Produce la contracción de la musculatura lisa, estimula la hipófisis y las glándulas suprarrenales, estas segregan la cortisona, por lo a dosis elevadas tiene efecto destructivo e inflamatorio, pero a dosis pequeñas se convierte en terapéutico y aumenta la resistencia de las membranas celulares.

APAMINA:
La apamina es la fracción neurotóxica de la apitoxina y que estimula por un lado la producción del cortisol por la glándula adrenal y por otro la secreción de la heparina produciendo una neurotoxicidad sistémica con actividad directa en el sistema nervioso central.En dosis pequeñas tiene una acción analgésica y actúa excitando el sistema nervioso central aunque en dosis mayores, produce intoxicaciones, espasmos y hasta podría provocar la muerte.

La apamina puede causar hiper-excitación en los nervios cerebrales (a dosis elevadas), puede causar convulsiones y parálisis respiratoria, pero también puede conducir a mejorar el aprendizaje y la memoria. Esta forma parte del 2-3% del peso seco del veneno de abejas. Cuando pica una sola abeja, inyecta solo unos cuantos n/mol y su acción pasa desapercibida, solo se evidencia su acción neurotóxica cuando pican 100 o más abejas.

ADOLAPINA:
Este péptido forma el 2-5% de los péptidos, actúa como antiinflamatorio y analgésico, ya que bloquea la ciclo-oxigenasa. Los expertos en apiterapia le otorgan un efecto 80 veces más potente que la morfina o el opio. Su nombre proviene del latín antidolor y apis, esta acción antiinflamatoria y analgésica se debe a que es una inhibidora natural de la síntesis de prostaglandinas.

FOSFOLIPASA A2:
Forma parte del 10-12% de los péptidos, y es el componente más destructivo de la apitoxina. Es un enzima que degrada los fosfolípidos de las membranas celulares causando disminución de la presión arterial e inhibiendo la coagulación. Esta fosfolipasa activa el ácido araquidónico, que es metabolizado en el ciclo de las ciclooxigenasas en prostaglandinas.Las prostaglandinas regulan la respuesta inflamatoria. El veneno de las avispas contiene también fosfolipasa A1.

La fosfolipasa A2, o lecitinasa, transforma los ácidos grasos no saturados de la lecitina en isolecitina. Previene la coagulación de la sangre e induce la liberación de las prostaglandinas. Produce una hemolisis indirecta, inhibe el transporte de electrolitos, la fosforilación oxidativa y la anti-genicidad.

HIALURONIDASA:
Comprende 1-3% de los péptidos que dilatan los capilares y aumentan la inflamación. Esta enzima cataliza la hidrólisis del ácido hialurónico que es el “cemento” que une los tejidos y células del organismo (factor de dispersión). Al romper el hialurónico, facilita la penetración del veneno y demás fracciones del mismo. La hialuronidasa reblandece los tejidos de las cicatrices (acción anti-fibrosas), propiedad utilizada con fines terapéuticos y estéticos.

HISTAMINA:
Comprende el 0,5-2% y esta relacionada en la respuesta alérgica, induce el dolor, causa la dilatación y aumenta la permeabilidad y la penetración del veneno.

CATECOLAMINAS:
Dopamina y noradrenalina, que comprende 1-2%, es la parte causante de que se incrementen las pulsaciones cardíacas

Fuente: blog.hola.com