02 de juny 2014

APITOXINA, BEE VENOM

Share
blog de la Meritxell

La Apitoxina es una sustancia producida por las abejas obreras y que inyectan por el aguijón. Esta compuesta por tres sustancias las cuales tienen a su vez tres funciones principales: inflamatoria, convulsiva y paralizadora. Contiene también otros elementos como el magnesio, el fósforo, el calcio y distintas proteínas.

Es importante saber que la palabra APITOXINA, viene del latín Apis, (abeja) y del griego Toxikon (veneno). El veneno apitoxina es un líquido translucido, con una fuerte fragancia a miel y sabor algo amargo. Este líquido se puede considerar como un fuerte estimulante de los músculos lisos y también se le puede considerar como apitoxina del protoplasma.

A lo largo de la historia el veneno de las abejas se ha usado en forma de tratamientos terapéuticos, en el antiguo Egipto, India, China y Grecia.

Los efectos más conocidos de la Apitoxina son los antiinflamatorios y analgésicos, aunque también su acción como efecto antimicrobiano frente diferentes microorganismos es importante.
La parte activa de esta toxina está compuesta por una mezcla de proteínas que causan una inflamación local y que actúan como anticoagulante. El veneno se produce en el abdomen de las abejas trabajadoras, como mezcla de secreciones ácidas y básicas. Aunque su fórmula es ácida, PH 4,5 a 5,5.


Una abeja puede inyectar hasta 0,1 mg de éste veneno en cada pinchazo, un veneno además muy parecido al de las serpientes o al de las ortigas. Se estima que 1 % de la población es alérgica a ésta sustiancia producida por las abejas, y la forma de desactivarlo sería con etanol.


Utilidad médica


Como tratamiento médico, la apitoxina se utiliza en el mundo del reumatismo para tratar diferentes problemas articulares o puede usarse como antiinflamatorio. La sustancia puede ser inyectada, aunque también se puede encontrar en forma de bálsamo o pomadas pero, sin embargo,  la apitoxina en forma de ungüento es menos potente que las terapias en inyección. Otros métodos de uso de la apitoxina se realizan a través de la ionización, frotación mecánica e inhalación y, por último, también podría tener una aplicación sublingual.

Las diferentes terapias que se usan y conocen son:

1. Sobre la artritis, ciática, lumbago, osteoartritis, eczemas y otros problemas cutáneos, artritis reumatoide, neuralgia, esclerosis múltiple.

2. Como inmunoterapia en las personas alérgicas a la picadura de las abejas, con ello se consigue reducir la sensibilización hacia éstas picaduras. El tratamiento consiste en la inyección directa de la apitoxina, tanto el extracto como directamente las abejas sobre la piel.

Fuente: blog.hola.com/farmaciameritxell