06 de maig 2014

LA APITOXINA

Share

El valor terapéutico del veneno de abejas se debe principalmente a sus propiedades hemorrágicas y neurotóxicas. Los efectos del veneno son los siguientes: 

  • Dilata los vasos capilares, acelera e intensifica la circulación 
  • Posee cualidades anticoagulantes, ejerce acción inactivante en la tromboplastina plasmática y tisular, y disminuye la actividad trombínica 
  • Es hipotensor (por eso, antes de inyectar al paciente es necesario inyectarle vitamina C ó cafeína, así se previene la posibilidad de hipotonía 
  • Posee efecto bacteriostático 
  • Posee efecto anestésico local 
  • Mejora el funcionamiento del hígado 
  • Mejora la actividad del cerebro 
  • Cura las afecciones del miocardio 
  • Posee acción inmunológica en el tratamiento de las enfermedades reumáticas 
  • Tiene acción hemolítica, leucolípitica, plasmolítica y circulatoria 
  • Aumenta los elementos nitrogenados en la orina 
  • Acelera la respiración 
  • Disminuye la colesterina 
  • Aumenta los uratos 
  • Aumenta el metabolismo: estimula diversos procesos metabólicos, como el metabolismo óseo (acelera la soldadura de fracturas), aumenta el suministro de oxígeno y proporciona calor adicional 
  • Destruye el crecimiento bacteriano 
  • Es un activo agente inmunizante 
  • Es radio protector (inyectado en ratones protege contra dosis letales de radiaciones), por lo que puede servir para proteger contra las lesiones provocadas por las radiaciones utilizadas en el tratamiento del cáncer 
  • Estimula el sistema inmunológico, que se manifiesta en la formación de células multinucleares, monocitos, macrófagos, linfocitos T y B inmunoglobulinas y cortisol 
  • Influye efectivamente en el sistema nervioso, bloqueando la transmisión de estímulos a las sinapsis periféricas y centrales 
  • Mejora la conducción de los impulsos de la fibra nerviosa y disminuye la dismielinización 

Durante el tratamiento de enfermedades, no se forman anticuerpos contra el veneno de abejas y por ello, el organismo humano no se acostumbra a éste las picaduras repetidas o las inyecciones de la apitoxina en el organismo son cada vez más efectivas En dosis próximas a las tóxicas, es capaz de alterar los procesos de regulación normal, inhibe la actividad reticular descendente y ascendente, y ejerce una fuerte influencia sobre las regiones superiores del sistema nervioso central, en particular la corteza de los hemisferios Es la sustancia antibiótica más activa entre las conocidas. Es 500 000 veces más fuerte que cualquier otro antibiótico conocido. El veneno de abejas debe ser utilizado en apiterapia para el tratamiento de pacientes, diagnosticados y derivados por médicos especialistas, especialmente en enfermedades del sistema inmune y autoinmune. 

ENFERMEDADES DEL SISTEMA AUTOINMUNE Artritis reumatoide, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Escleroderma, Pénfigo, Psoriasis, Lupus Erimatoso Discoide y Sistémico, Síndrome de Sjögren, Esclerosis Múltiple, Polimiositis, Dermatomiositis, Policondritis, Vasculitis, Poliarteritis, Polimialgia, Síndrome de Reiter, Síndrome de Behcet, Espondilitis Anquilosante, Diabetes Mellitus, Síndrome de Guillain-Barré, Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosas, Vitiligo, etc. 

ENFERMEDADES DEL SISTEMA INMUNE Hernias Discales, Espondilosis Cervical, Lumbalgias, Hemorroides, Esguinces de Tobillo, Espolones del Talón, Sinusitis, Bursitis del Talón de Aquiles, Incontinencia Urinaria, Tendinitis Poplítea, Tendinitis Aquileana, Codo del Tenista, Artrosis, Tendinitis del Manguito Rotador, Hombro Congelado, Diverticulosis, Tinitus, Síndrome del Túnel Carpiano, Síndrome de las Piernas Inquietas, Queloides, Quistes Mamarios y Ováricos, etc.