20 de febrer 2014

LA MIEL QUE TODO LO CURA

Share
fitoterapias.com

A la miel se le atribuyen propiedades más allá de las puramente alimenticias, pues es un producto al que tradicionalmente se le han dado usos medicinales. De hecho, se la considera uno de los alimentos naturales más curativos que existen. El apicultor Octavio Cayado Llosa, con colmenas en Colunga y Villaviciosa, lo corrobora: "El 90 por ciento de la miel que se consume es para tratamientos". La apiterapia es el uso terapéutico principalmente de apitoxinas (veneno de abeja) y otros productos como la miel, el polen, la jalea real y el propóleo con fines terapéuticos y preventivos.

Por tanto, ¿cuáles son las propiedades beneficiosas de la miel y en qué casos está recomendada?

Catarros. Se aconseja realizar un fervinchu o preparado para paliarlos. Una opción es mezclar orégano, miel y una copa de whisky o coñac. La otra es hervir leche y añadir miel para tomar la mezcla bien caliente como remedio contra el resfriado. Pero la miel no se debe calentar porque a partir de los 40 grados pierde propiedades, advierte José Manuel Alonso, presidente de la asociación gijonesa de apicultura. Octavio Cayado añade que para curar un resfriado es mejor optar por la miel de eucalipto, que por una multiflora.

Tos. Un remedio natural para combatirla es exprimir el zumo de un limón, calentarlo y añadirle una cucharada de miel.

Hierro. Cuando una persona tiene los niveles de hierro bajos, Cayado indica que es bueno tomar una miel oscura, como la que las abejas obtiene del brezo.

Diabéticos. Es el primer edulcorante que se conoce, según explica Alonso. Los diabéticos toleran mejor la miel que el azúcar porque la glucosa y la fluctosa son puras, no llevan residuos, añade Octavio Cayado.

Cosmética. La miel se utiliza para elaborar mascarillas faciales y la cera también tiene aplicaciones cosméticas. Para conseguir una piel suave se recomienda ponerla en la cara o en las zonas del cuerpo con asperezas y rugosidades como codos, rodillas y pies. Una receta tradicional es diluir dos cucharadas de miel en una cucharada de aceite de oliva y deja actuar la mascarilla durante al menos 20 minutos.

Heridas y quemaduras. Este producto también se utiliza para curar heridas y quemaduras. Sus propiedades antisépticas y cicatrizantes evitan las infecciones y aceleran la curación de la piel dañada. Aunque todas las mieles son cicatrizantes, la más indicada es la de lavanda. El propóleo es un desinfectante muy potente y valorado que procede de la resina de las plantas, indica José Manuel Alonso. Con él protegen la colmena para combatir bacterias, virus y hongos.

Golpes. La miel tiene propiedades antiinflamatorias, por eso es costumbre aplicarla sobre algún golpe para tratar la inflamación.

Eccemas. Igualmente se usa para curar algunos problemas de piel como son los eccemas y las úlceras.

Digestiones. Una cucharada de miel y de polen ayudan a mejorar las digestiones. Se le atribuyen propiedades depurativas.

Energía. Octavio Cayado también la recomienda al caminante, porque le revitaliza en el caso de debilidad.

Alimento. Es valorada en nutrición por ser rica en vitaminas y proteínas. Una de las grandes dudas es si engorda. José Manuel Alonso responde que sí, pero si se toma en grandes cantidades. Aunque su consumo es más sano que el del azúcar es muy calórica.

José Manuel Alonso Fernández, presidente de la Asociación gijonesa de apicultura, explica que además de la miel, de la colmena se obtiene polen, que es muy valorado porque aporta proteínas, y propóleo, utilizado como antiséptico o desinfectante.

La cera es otro de los productos que nos brindan las abejas y es rica en vitaminas. Por lo que antiguamente los panales se comían directamente a bocados, apunta Alonso. La jalea real es otro de los productos más apreciados de la colmena. Se considera el alimento más concentrado de la naturaleza por su equilibrado conjunto de vitaminas y minerales. Es el único alimento de las reinas y las larvas. Lo producen las abejas jóvenes en una glándula que tienen en la cabeza. Otro producto que producen estos insectos es veneno, que la apiterapia también aplica con fines curativos. Las picaduras controladas de las abejas se utilizan para curar enfermedades.

A pesar de la larga lista de beneficios que las abejas pueden aportar a nuestra salud, el apicultor Octavio Cayado destaca que "se toma muy poca miel". Y, por tanto, recomienda sustituir el azúcar por este edulcorante natural.

Font: lne.es