EL APOCALIPSIS DE LAS ABEJAS

Share
granmisterio.org

Hace aproximadamente tres meses, el Sr. Obama, tuvo una reunión con Vladimir Putin. Como todos ya sabéis, el señor Obama es un gran defensor de las grandes multinacionales, y durante los últimos años hemos presenciado un gran cambio en la manera de administrar los alimentos y la manera de extraer-los de la propia naturaleza. 

El señor Obama a estado protegiendo durante los últimos meses a Monsanto y cubriendo todas las protestas de los ciudadanos de los estados unidos contra ellos, con un mantel negro. Lo cierto es que todos sabemos que los alimentos manipulados genéticamente son perjudiciales para nuestra salud, pero existe un extraño suceso relacionado con las abejas des de los últimos años, que ha traído muchos dilemas al juego.

El señor Putin se reunió con el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para poder debatir sobre el extraño suceso de la muerte masiva de las abejas, lo cierto es que el señor Obama permanecía indiferente, como si eso fuera la menor de sus preocupaciones. Como parte del estudio de la federación Rusa del medio ambiente (MNRE) se ha llegado a calcular que al menos en Estados Unidos ha habido una muerte masiva del 90% de las abejas salvajes en los últimos años y un 80% de abejas domesticas.



LA GRAN PREGUNTA ES “¿POR QUÉ?”

El caso es que empresas como Monsanto, Bayer, Down y Dupont, controlan casi el 100% del control de los insecticidas en el mundo. Esto empieza a tener relación cuando uno de los insecticidas más populares entre estas compañías, es ni más ni menos que el Neonicotinoide. Culpable de un gran exterminio de las abejas durante los años 90, y que a día de hoy vuelve a ser popular entre estas compañías. Este compuesto, actúa sobre el sistema nervioso en los insectos de una forma intensiva y puede presentar efectos secundarios sobre los mamíferos.

Esta sustancia tiene un efecto no tóxico, sino desorientador para las abejas. Como consecuencia de esta desorientación las abejas tienen problemas por poder encontrar el camino de vuelta a la colmena, por no decir que el mayor problema de este insecticida es que hace que las colonia engendren un 85% menos de abejas reinas.

El estado ruso advierte a Obama frente a una posible amenaza a nivel global que puede acabar con una falta de alimentación a escala planetaria a causa de los efectos de estas sustancias peligrosas, como también podemos añadir que este insecticida acabó asesinando al ganado de diversos granjeros que se alimentaban de las plantas que fueron expuestas a este insecticida. Dado que al alimentarnos nosotros de alimentos con estas sustancias, puede tener un efecto negativo sobre nuestro organismo al destruir los distintos microorganismos de nuestro cuerpo. Esto nos produciría una bajada de las defensas y nos haría mucho más vulnerable a todo tipo de enfermedades, incluso a aquellas que superamos con suma facilidad.

Al encontrarnos frente a esta situación, la unión europea empieza a proponer una nueva ley que regule las semillas que los agricultores tengan en posesión. Con el fin de poder controlar toda semilla de todo jardinero o agricultor. Esto es un parloteo empleado para poder mantener un control absoluto sobre el sector agrario. Como pena se ha hablado de acusar de criminal a todo aquel que cultive con una semilla no regulada por el estado. Todo esto es para evitar el empleo de este insecticida, ya que algunos países ya han comenzado a tomar medidas contra ello.

A día de hoy, Monsanto solo tiene control en España y Rumania. Aun así este puede ser el principió de un monopolio del estado en la agricultura, sabiendo de lo que son capaces. Tal vez algún día si consiguen obtener el control absoluto del negoció de la semilla, ya no lo harán con una excusa de prevenir un apocalipsis de abejas o para mejorar la sanidad, tal vez todo lo que ocurra al final será que todo alimento proveniente de la tierra será utilizado con estos pesticidas tóxicos y será utilizado para controlar la natalidad y nuestra salud, con el fin de reducir la población total en el mundo indiferentemente de los daños que causen al medio ambiente.

Informa: Higini Trilles