10 de setembre 2013

7 HÀBITOS INCREÍBLES DE LAS ABEJAS

Share
animalplanet
Todos conocemos a las abejas. Quizás porque las hemos visto zumbando cerca de las flores de nuestro jardín, porque somos fanáticos de su dulce miel, o porque tuvimos la desagradable experiencia de sufrir una de sus picaduras. Pero no todos saben cuán complejos e increíbles son estos insectos, por lo que a continuación te contamos siete de sus hábitos más asombrosos. 

1. Roles: Las abejas viven en sofisticadas sociedades organizadas jerárquicamente y cada una cumple una función vital para la colonia. De hecho, las tareas se asignan por edades. Con pocos días de vida, una abeja se dedica a limpiar las celdas de la colmena. Luego, se requiere que alimenten a las larvas. Una abeja con alrededor de 15 días de vida produce cera, transporta alimento y otras funciones similares. Cuando tienen 20 días de edad las abejas pueden convertirse en guardianas de la colmena. A los 40 días, aproximadamente, ya recogen néctar, polen y agua, así como también polinizan plantas. 

2. No siempre mueren al clavar su aguijón: Aunque es popularmente conocido que si una abeja te pica es muy probable que muera en el intento, pueden picar a otros insectos o plantas sin necesariamente perder el aguijón y la vida. 

3. Sus métodos de comunicación son inteligentes:  Una abeja puede comunicarle al resto de la colonia la ubicación de una fuente de alimento mediante una danza en el aire. Son insectos tan inteligentes que los científicos han descubierto que saben que la Tierra es redonda y pueden revelar datos complejos como ángulos a sus congéneres. 

4. Grandes productoras: Una sola colonia de abejas puede elaborar alrededor de 27 kilos de miel. De hecho, es mucho más de lo que necesitan para alimentarse durante el invierno. Otro dato curioso es que para producir sólo medio kilo de miel, las abejas de una colmena deberán visitar más de dos millones de flores. 

5. Tienen sangre fría: Sin embargo, pueden generar calor al hacer vibrar su cuerpo. Por otro lado, si una abeja se encuentra bajo la lluvia o en un clima frío, rápidamente pierde su capacidad de moverse. La temperatura de una colmena suele ser de 36°C. 

6. Receta milenaria: Si te preguntabas cómo se produce la miel, la respuesta es sencilla: las abejas toman néctar de las flores y lo mezclan con enzimas de glándulas en su boca. Esta nueva sustancia se almacena en celdas hasta que se reduce el contenido de agua a un 17 por ciento. Una vez que esto ocurre, las abejas cubren la celda con un sello de cera hasta que la necesitan para alimentarse. 
7. Una abeja reina puede vivir hasta cinco años: Cuando la colmena se vuelve demasiado poblada, la abeja reina puede elegir depositar nuevas larvas de abeja reina y abandonar la colonia para crear una nueva en otra región. Las larvas de abeja reina deberán también elegir si quedarse a gobernar la colmena en la que nacen y matar a sus hermanas, o abandonar su hogar natal para formar una nueva sociedad.