QUÈ ÉS L'APITERÀPIA?

Share


Es sabido que los apicultores suelen gozar de una magnífica salud habiendo casos de personas muy longevas y con gran calidad de vida entre este colectivo. L'Adela Pérez ens parla de la seva activitat professional, com apiterapeuta.




La apiterapia es la utilización de los productos de la colmena con fines terapéuticos. Ello incluye la utilización de la miel, el polen, el propóleo y las picaduras de las abejas, las cuales, sin duda alguna, son vehículos de curación o mejoría en muchos de los males que suelen aquejar al ser humano.
Es sabido que los apicultores suelen gozar de una magnífica salud habiendo casos de personas muy longevas y con gran calidad de vida entre este colectivo.

La miel es muy rentable para la salud de todos nosotros, aunque los colectivos que más agradecerán su utilización son los niños, los ancianos y los deportistas, así como los fumadores y las personas que consumen alcohol con cierta frecuencia. A la miel se le atribuyen, terapéuticamente hablando, propiedades antisépticas (lo que va muy bien para las heridas), digestivas, y para las vías respiratorias, especialmente las superiores. También es útil, al parecer, si queremos que actúe como absorbente de tóxicos (alcohol, nicotina, etc.).

El polen es un complejo de vitaminas y aminoácidos muy completo. A ello hay que sumarle, que el recubrimiento en forma de bolitas en que nuestras amigas las abejas nos presentan sus productos es prácticamente, pura fibra. De hecho, al parecer, hay laboratorios farmacéuticos que han intentado "copiar" este recubrimiento, sin conseguir el éxito que las abejas logran. Además, la proporción de estas vitaminas y minerales que nos aporta el polen es muy equilibrada, lo que juega un papel primordial para nuestro hígado, el cual realiza más de 50 funciones en nuestro organismo.

El propóleo es un potente antibiótico. Las abejas lo utilizan para protegerse de las agresiones externas a la colmena, y en apiterapia se usa con la misma finalidad. Además tiene propiedades antinflamatorias, antivíricas, antifúngicas... En fin, que es un producto muy completo con un gran número de propiedades, como todo lo que fabrican las abejas.

Respecto a las picaduras de abejas, he de decir, que el veneno de la abeja es un gran aliado nuestro, pues es capaz de restaurar nuestras energías hasta límites insospechados. Entre otras propiedades, fluidifica la sangre, la desinfecta, y actúa como un gran equilibrante de las funciones de nuestro organismo. Ello es debido a que optimiza el funcionamiento de nuestros órganos, por ello, el que ha probado la apiterapia, dice sentirse mejor. Entre otras indicaciones, se suele utilizar para casos de artritis, artrosis, hernia discal, lumbago, esclerosis múltiple, lesiones, psoriasis, herpes y muchos otros problemas de piel, dificultades respiratorias, asma, alergias, problemas inmunológicos, digestivos, incluyendo intestinales, fístulas, fracturas, pinzamientos como el del nervio ciático, desórdenes del sistema nervioso, como anorexia, dificultades del sueño, depresión, ansiedad, stress, y muchísimas otras aplicaciones.

En fin, que la colmena es un auténtico botiquín y nuestras abejas, son farmacéuticas con alas. Si desean saber más sobre el tema, pueden visitar la web http://www.apiterapia.com , donde podrán hacer sus consultas y así obtendrán una pronta respuesta.

 ¡Felices picaduras a todos!

Adela Pérez Bonet
http://www.apiterapia.com
Aplicación de abejas en problemas de espalda, articulares, psoriasis, esclerosis, lesiones, etc ... con fines terapéuticos.